1/1

Comunidad Digital Celainfob

El Blog del Centro Latinoamericano de Investigación y Formación en Biomedicina

¿Sabías que la producción de glóbulos rojos depende de la ayuda de los glóbulos blancos?

La producción de glóbulos rojos en la médula ósea es un proceso precario. Muy pocos glóbulos rojos y puede volverse anémico; demasiados y podría estar sufriendo de policitemia vera, un raro trastorno genético llamado 'mieloproliferativo' que se caracteriza por un recuento de glóbulos rojos anormalmente alto. Ahora, los investigadores han identificado un jugador sorprendente en la regulación de la producción de glóbulos rojos en estas condiciones de enfermedad. En un informe en línea hoy en Nature Medicine , dos equipos independientes describen el papel fundamental de los macrófagos, glóbulos blancos similares a amebas responsables de digerir microbios extraños dañinos y eliminar células viejas o moribundas, para generar glóbulos rojos en condiciones anémicas y sobreproliferativas.


En un rabajo de investigación, el genetista Stefano Rivella y sus colegas del Weill Cornell Medical College de Nueva York administraron un fármaco que mata selectivamente a los macrófagos en un modelo de ratón de policitemia vera. En estos ratones, los glóbulos rojos se generan casi el doble de la cantidad normal, lo que produce sangre viscosa, órganos agrandados y un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas. Sin embargo, el fármaco, llamado clodronato, pareció curar estos síntomas, reduciendo drásticamente la población de macrófagos y devolviendo el recuento de glóbulos rojos a niveles normales en comparación con un grupo de control de animales tratados con solución salina.

Estos hallazgos fueron confirmados de forma independiente por Paul Frenette , biólogo de células madre de la Facultad de Medicina Albert Einstein, también en Nueva York. Su equipo utilizó un ratón modificado genéticamente en el que los macrófagos expresaban un gen que los hacía vulnerables a una toxina y llegó a conclusiones similares. "Cuando reducimos los macrófagos en esta enfermedad, realmente la corregimos", dice Frenette. "Quizás esta podría ser una nueva terapia para este tipo de enfermedad, lo cual es inesperado".

Prueba beta

Rivella y su grupo también estudiaron la beta-talasemia, otro trastorno sanguíneo hereditario caracterizado por recuentos reducidos de glóbulos rojos y anemia severa. Paradójicamente, las células precursoras de glóbulos rojos en realidad se sobreproducen en esta enfermedad, pero nunca maduran por completo y posteriormente se acumulan en el bazo y el hígado, lo que lleva al agrandamiento de los órganos. Sin embargo, cuando se trataron con clodronato, los ratones modificados genéticamente con una afección similar a la beta-talasemia mostraron un aumento de los recuentos de glóbulos rojos estadísticamente significativos. Rivella atribuye este efecto a la reducción del número de células precursoras y al tamaño de los órganos, lo que permite una mejor circulación de las células sanas. “Si se eliminan los macrófagos, se reduce la capacidad de los [precursores de glóbulos rojos] para expandirse y proliferar”, dice.


Curiosamente, cuando los ratones normales se agotaron en macrófagos, no hubo efectos observables en los niveles de glóbulos rojos. Tanto Frenette como Rivella creen que esto indica que los macrófagos modulan la producción de glóbulos rojos solo durante el estrés o condiciones anormales. Los mecanismos precisos para esta nueva función relacionada con el estrés siguen siendo opacos, aunque el grupo de Frenette mostró evidencia de que una molécula de adhesión conocida como VCAM1 y una proteína de la médula ósea conocida como BMP 4 podrían desempeñar un papel.

Por ahora, los pacientes que padecen trastornos como la policitemia vera y la beta-talasemia tendrán que esperar hasta que se comprendan por completo estos mecanismos. El agotamiento de los macrófagos en ambos estudios fue temporal, ya que el cese del tratamiento provocó la recuperación de los macrófagos y los síntomas. Además, el agotamiento de los macrófagos puede tener graves consecuencias en la inmunidad, la formación de huesos y muchos otros sistemas. El clodronato “es un fármaco realmente excelente para realizar estos experimentos, pero no es algo que yo recomendaría a los pacientes”, dice Rivella.


Por otro lado, aumentar los niveles de macrófagos podría resultar beneficioso en algunos entornos. Por ejemplo, el grupo de Frenette dio trasplantes de médula ósea a ratones y demostró que eliminar los niveles de macrófagos retrasó significativamente la recuperación de glóbulos rojos. El hallazgo, dice Frenette, "sugeriría que los métodos para mejorar la recuperación funcional de los macrófagos podrían ser útiles en una situación como el trasplante de médula ósea, donde es necesario producir más glóbulos rojos más rápido".



Autor: Kevin Jiang

Artículo Original: http://blogs.nature.com/spoonful/2013/03/red-blood-cell-production-relies-on-white-blood-cell-help.html

Imágen: https://stock.adobe.com

© 2017 Centro Latinoamericano de Investigación y Formación en Biomedicina.

           Todos los derechos reservados

  • Facebook - círculo blanco
  • Google + - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco